LA SEXUALIDAD EN DISCAPACIDAD INTELECTUAL

Alvarado Ríos, Teresa

Propuesta de educación sexual en discapacidad intelectual

Tesis de licenciatura. ENEP Iztacala, UNAM, México, 1999 pp 45 -62. (versión resumida)

 

En este capítulo se abordará el tema de la sexualidad en los individuos con discapacidad intelectual, sus manifestaciones y sus derechos, así como la respuesta que las manifestaciones de la misma producen en el resto de la población.

3.1. MANIFESTACIONES DE LA SEXUALIDAD:

La experiencia profesional nos ha mostrado que a las personas con discapacidad intelectual, les es negada la posibilidad de tener una sexualidad propia, se les esconde, se les niega la información relacionada o se les falsea; debido a que la gran mayoría de padres y algunos maestros sostienen la falsa idea de que eternamente serán niños y que por lo tanto, no tienen deseos ni intereses sexuales y no podrán tener autonomía en este terreno. Los padres consideran que sus hijos no tienen conocimientos sexuales y que sus sentimientos van a ser siempre de amigo o de hermano hacia los demás, esto es, los consideran seres asexuados.

Las personas con discapacidad, de igual manera que el resto de los humanos, posee un cuerpo con un sexo, que al momento del nacimiento le determina como hombre o como mujer, a partir de ello, recibirá una educación y un trato, que esté de acuerdo a su género, lo que le permite incluirse en el terreno afectivo y sexual. Así pues, la sexualidad es una situación que viven las personas con discapacidad, al igual que cualquier otro ser humano, pues desde el momento mismo de nacer poseen órganos sexuales.

El sustrato biológico le permite tener sensaciones, el desarrollo biológico generalmente es el menos afectado por la discapacidad intelectual, el desarrollo sexual, desde del punto de vista fisiológico es el más similar al desarrollo de los llamados normales (Morgenstern 1976), así pues, poseen un cuerpo con un sexo biológico que funciona adecuadamente y le permite experimentar placer sexual; esto, si es que el grupo social en que se desenvuelve está de acuerdo.

Baladro (1993), afirma que: “La sexualidad, es algo más amplio que la simple genitalidad, incluyendo en ella, el amor, la afectividad, la corporeidad, la búsqueda del placer, es lo que nos mueve a estar en relación con los otros” (p.34), así pues, la sexualidad es lo que da sentido, valor, e integración a la personalidad, no podemos ignorar las manifestaciones y expresiones biológicas, psicológicas y socioculturales que diferencian a un hombre de una mujer en un determinado grupo social.

Con lo anterior se desea dejar en claro que las manifestaciones de la sexualidad de las personas con discapacidad intelectual, al igual que el resto de la población, son respuestas sociales, por lo tanto aprendidas y, en consecuencia, educables, es decir que podrían ser construidas por el propio sujeto a partir de sus intereses y experiencias.

¿Cuales con las experiencias de tipo sexual con que cuentan? No pensemos necesariamente en un contacto sexual genital, sino en cualquier expresión, desde el simple jugar con coches o muñecas, hasta la preferencia sexual, heterosexual y homosexual; las experiencias que se les permiten, son escasas, difícilmente tienen amigos que les socialicen los conocimientos sexuales de adolescentes; inclusive es poco frecuente que aún de niños tengan amigos, y la idea de que tengan pareja, o que lleguen a casarse está excluida para quienes los educan.

Se insiste aquí que la sexualidad es un factor que se aprende como comportamiento social, el cual esta normado por la cultura, y se interioriza de acuerdo a la sociedad en la que vivimos. Cuando nos referimos a las manifestaciones de ella, las ubicamos generalmente como incorrectas, por que no se les da a los individuos con discapacidad la oportunidad de construir conocimientos en esta área y por ello no logran manejarse adecuadamente cuando están en contacto con una situación de este tipo, pues para ellos es novedosa, lo cual no significa que este comportamiento sea inherente a la discapacidad, sino a la educación y a las oportunidades que se les den, así como a sus posibilidades y las alternativas que se les proporcionen.

Estas posibles diferencias que existen entre el niño llamado ”normal” y el discapacitado intelectual, no son de fondo, sino de forma, son alteraciones en la socialización. (D.G.E.E./S.E.P, 1986)

A las personas con discapacidad intelectual se les permite asistir a la escuela, pero se les trata siempre como niños; los padres no aceptan los cambios, por ejemplo cuando púberes, los cambios, son vividos con angustia por parte de la familia, Baldaro (1993), señala que este es un tema que inquieta de manera particular, los padres se sienten desarmados, argumentan precisamente sus temores ante la madurez sexual de sus hijos.

En la práctica, se ha observado que generalmente las madres se muestran preocupadas por los cambios de carácter propios de esta edad y no saben como podrán explicarles a sus hijos temas como la menstruación, el abuso sexual, el noviazgo, etc., los cuales no pueden evitar por la edad de sus hijos. Ellas se muestran inquietas por la explicación de esos temas, y además, porque creen que no entenderán la información que les darán; se preocupan, pero por lo general no se ocupan; no educan, ni permiten que se formen un conocimiento con relación a los temas sexuales, de tal manera que cuando los jóvenes se enfrentan a situaciones de este tipo no saben como responder y entonces, las jóvenes pueden ser víctima de algún abuso sexual, de un embarazo no deseado o de una violación sin siquiera comprender lo sucedido.

Cuando se refiere a la conducta sexual de los discapacitados intelectuales se cae en los extremos, se habla del eterno niño, carente de cualquier inquietud sexual, o, por el contrario, se considera como un sujeto con grandes impulsos sexuales, que no puede controlar, se tiene el prejuicio de que además de ser promiscuos son hipersexuales y que presentan un inadecuado comportamiento (Baroff, l974); sin embargo, la realidad es otra, como ya se mencionó, su desarrollo sexual es análogo al de los demás y preocupa a los educadores cuando en los Centros de Atención Múltiple (C.A.M.) se presenta en los alumnos algún caso de masturbación, conductas homosexuales, agresión sexual, exhibicionismo, entre otros, y por lo regular exaltan tanto la situación, que echan por tierra cualquier otro avance de los niños y jóvenes; no se cae en la cuenta de que estas situaciones se presentan en todos los centros educativos, y no se maximiza el asunto, así pues, se considera que existen diferencias en el comportamiento, pero estas diferencias no pertenecen a quien realiza la conducta sino a quien la observa, es desde la propia conceptualización que se tenga del sujeto con discapacidad, pues situaciones que podrían ser aceptable en los llamados “normales”, son reprobables en ellos.

El trabajo directo en el terreno educativo con jóvenes con discapacidad, nos ha permitido  saber que los y las jóvenes con discapacidad tienen sentimientos y deseos sexuales como cualquier otra persona. Narran sus anhelos de noviazgo, de matrimonio y de tener hijos.

Las señoritas se sienten atraídas por los jóvenes, desean agradarles y, en alguna época de su vida, a uno en especial, el que ha logrado despertar en ella un sentimiento diferente al de la amistad; se emociona cuando lo ve, se sonroja, se apena si sus compañeras hacer comentarios sobre ambos, esto al igual que cualquier otra adolescente enamorada.

Los varones, al interior de los C.A.M., se reúnen en grupos a piropear a sus compañeras, eligen pareja y se estremecen, cuando se toman de la mano o se besan, esto como el resto de los adolescentes; generalmente estas situaciones se dan de manera oculta, pues los adultos no les permiten manifestar este tipo de conductas.

También se pueden observar parejas fuera de la escuela al término de las labores educativas, como en cualquier otra institución. Esta situación, generalmente no es bien aceptada por los padres, sin embargo refuerza la autoestima y seguridad de manera reciproca, ayudando a los jóvenes a superar algunas crisis de la adolescencia. (CONAPO,1984 VOL. 2) La situación del noviazgo no se les permite, pues los padres inmediatamente piensan en una relación genital, y los separan, limitando cualquier posibilidad de expresión sexual y experiencia como la de amar y ser amados. (Baldaro, 1993).

En los muchachos y muchachas de 12-13 años, se escuchan comentarios de contraer matrimonio, también, hablan de tener hijos y cuidarlos; saben cuales son las atenciones que requiere un bebé pues la mayoría de ellos tiene familiares, y se relacionan con ellos.

En la experiencia de trabajo en Educación Especial, se ha sabido de casos de varios ex alumnos y ex alumnas, que mantienen relaciones de pareja, se han casado, o algunos viven en unión libre y son responsables de esta situación, con todo lo que ello implica, inclusive en más de un caso existen hijos.

Algunas manifestaciones de la sexualidad de los niños y jóvenes con discapacidad incomodan a padres, maestros y a la sociedad en general; una de ellas es la masturbación en público, sin el cuidado necesario para no ser observado por los demás, esta situación es común, inclusive en niños preescolares. Otra situación frecuente, es el frotamiento de genitales con compañeros de igual o diferente sexo, en situaciones que se consideran fuera de contexto.

Una más, es cuando se sorprende a dos muchachos en el baño o en el salón o en los talleres, en algún tipo de relación homosexual, y la reacción que los educadores dan ante ello, generalmente, trastorna el servicio, pero debemos de recordar que el algún momento de la adolescencia este tipo de relaciones es considerada como normal (CONAPO, 1986); sin embargo, en lugar de tomarse medidas preventivas, se toman medidas correctivas o punitivas..

A este respecto, Not (1986), señala que en el caso de las personas con discapacidad se necesita una mayor presencia de un sistema de referencia que les ayude a discernir lo que es permitido, de lo que no lo es; lo que hay que hacer y lo que no esta permitido hacerse en público, nos recuerda que cuando existe algún acto antisocial, cometidos por algunos discapacitados las víctimas, son ellos mismos, pues vivirán el rechazo de los demás, ya que la sociedad, los marca aún más, siendo ella la responsable de que sucedan estos hechos, pues no brinda los elementos necesarios para que no se den.

Cabe señalar que la heterocronía del desarrollo propuesta por Not (1986) e Ingalls, (l982), nos habla de que a los 15 o 16 años, un muchacho o muchacha, tiene un cuerpo de casi adulto, con pulsiones, y fuerza física que corresponden a su edad cronológica, pero con una inteligencia más o menos infantil, igualmente, experimentan deseos e inclusive, son objeto de deseo en la misma medida que sus contemporáneos normales.

Se ha comentado en más de una ocasión que existen diferencias y una de ellas puede ser el contexto en el que el niño o joven con discapacidad intelectual manifiesta su sexualidad, más no en la sexualidad misma, se habla por ejemplo que la masturbación es frecuente, al igual que los juegos sexuales, tocan el cuerpo de otro niño o niña; los niños “normales”, también lo hacen, pero éstos, han interiorizado las reglas sociales, saben donde esconderse para no ser sorprendidos, a diferencia de los niños con discapacidad que no lo hacen porque no se les ha socializado en estas conductas, su mundo es muy limitado; lo mismo sucede con el exhibicionismo que pueden llegar a presentar; por esto es necesario que se les permita construir sus propios conocimientos, en función de las necesidades propias y las normas sociales vigentes.

Las personas con discapacidad intelectual, no cuentan con los niveles de desarrollo normal del conocimiento sexual, cuando de manera aislada se les da educación sexual, se limita, al aspecto anatómico, y no se trabaja sobre el significado y las consecuencias de determinadas conductas sexuales, como por ejemplo una relación sexual con la cual esté de acuerdo, o que se presente de manera engañosa, o violenta y sin su consentimiento.

La sexualidad es un conocimiento y comportamiento social, que sólo se puede aprender y manifestar en contacto con los otros, contacto, que generalmente les es limitado tanto a niños como jóvenes con discapacidad, esta situación, puede llevarlos a centrar la sexualidad en su propia persona, ya que al encontrarse limitados sus contactos sociales, no logran ponerla en función los demás, no pueden descentrarla y esto puede originar que se presente con mayor frecuencia la masturbación, siendo esta, generalmente la única manifestación sexual que se les permite. Así pues, mientras no se les conceda el contacto con los otros, como seres sexuados, las personas con discapacidad intelectual no tendrán elementos suficientes para comportarse de una manera adecuada en este terreno.

Es necesario mencionar, que si bien hasta el momento se han señalado manifestaciones sexuales que de alguna manera son aceptadas por la sociedad, las personas con discapacidad intelectual también pueden presentar conductas sexuales que se apartan de la norma, como son, la homosexualidad, la zoofilía y el exhibicionismo.

Bermejo y Verdugo (1993), señalan que ciertamente, las personas con discapacidad, presentan este tipo de conductas sexuales, siendo esto por desconocimiento de la expresión aceptada de la sexualidad, más que por presentar realmente alguna de estas tendencias. Los discapacitados intelectuales adquieren sus patrones sexuales de la observación de las relaciones de los demás, y estas no necesariamente, son “normales”.

Todo esto nos lleva a entender porqué los discapacitados intelectuales, presentan más experiencias masturbatorias o fantasías que el resto de la población; es por la negación de su sexualidad por parte de los demás, es la limitación a la socialización y a la educación, a sus posibilidades de expresión sexual, restringiéndolo casi exclusivamente al plano autoerótico, entorpeciendo así el proceso de descentración de su sexualidad

3.2 LA FAMILIA.

Al llegar a la adolescencia un joven con discapacidad intelectual, tiene menos información sexual que cualquiera de sus contemporáneos, esto se debe a que en la escuela, la familia, los amigos y los vecinos, lo siguen  tratando como niño, cerrando los ojos ante los cambios de la edad, negándosele la información correspondiente, tanto la relativa a aspectos biológicos, como psicológicos y sociales, información que él no puede obtener por sí mismo, como lo haría cualquier otro adolescente.

A su vez los padres se niegan a aceptar los cambios físicos evidentes que están los muchachos están presentando. Podemos ver que en la familia, al igual que en la sociedad, existen ritos de iniciación, que se mezclan en ocasiones con la religión, por ejemplo, bautizo, presentación, comunión, 15 años, etc., que indican cambios de edad, cambios en el comportamiento, en las responsabilidades, en el trato, en las posibilidades, en las oportunidades tanto en la casa, como en la escuela y en la calle, estos ritos representan de manera simbólica el paso de una estado a otro.

Sin embargo, a las personas con discapacidad, no se les somete a esos ritos de iniciación, por el contrario, se trata de evitar o negar los cambios, dejándole así como un bebé o como un niño, sin derecho a otras cosas. Baldaro (1993), señala que “quien no ha sido iniciado queda marginado. No está ni siquiera provisto de la naturaleza humana profana, ni siquiera es hombre. Esta es la condición del discapacitado... no supera la iniciación del nacimiento y le son prohibidos también los otros ritos, no se le acepta su paso a la edad de la pubertad con todos los problemas sexuales implícitos, ni les será permitido casarse y raramente podrán trabajar” ( p. 38)

En esta cita queda plasmado que las posibilidades, de una iniciación sexual no dependen solo de la persona, sino de la sociedad en su conjunto, la cual las permitirá o no. Este punto es importante, pues reafirma el aspecto social de la sexualidad que afecta doblemente a los discapacitados intelectuales, por un lado por tener la discapacidad y por el otro, la limitante social que le es impuesta al considerarlo como eterno niño.

Si bien es cierto que las manifestaciones sexuales de los hijos con discapacidad intelectual le preocupan a su familia, inclusive más que las de sus otros hijos, existe una manifestación que los preocupa de manera especial, esta es la relación sexual, la cual tratan de impedir a toda costa. Este es el centro del problema, la satisfacción erótica, la consumación de la relación sexual. Los padres tratan de evitarla, pues consideran que sus hijos aún son niños y a estos les esta prohibido el placer sexual. En las familias que tienen hijos con discapacidad intelectual, al igual que en cualquier otra familia, se manejan los géneros y es más aceptada una relación sexual en un varón que en una mujer, aun cuando los dos tengan discapacidad.

Baldaro (l993) reporta la confesión de una madre, encaminada a la evitación de la información sexual: ”He reprimido la experiencia sexual de mi hija, sin hacérselo saber, la he distraído, he alejado de ella hechos e informaciones que habrían podido confirmar y estimular su impulso sexual. Me he comportado así con la convicción de “salvar” a mi hija de las garras de la sociedad” (p.30). Así pues, las manifestaciones eróticas son percibidas como anormalidades que han de ser curadas o bien son fuente de preocupación y de alarma para los padres que se llenan de ansiedad.

En contacto directo con madres de familia, ellas, manifiestan temor por el despertar sexual de sus hijas (la preocupación la muestran más por las mujeres que por los varones), por las posibles decepciones amorosas que pudieran sufrir. Este es un buen argumento para no permitir que las señoritas tengan relaciones de noviazgo, “pues solamente jugarán con ellas”, y comentan que “solo podrían ser novias de uno igual que ellas”. Estas angustias de los padres, pueden ser reales o imaginarias atendiendo a sus personales preocupaciones acerca de la sexualidad. Dicha situación puede enmascarar la preocupación de los padres con relación a la posible reproducción de sus hijos e hijas, y frecuentemente toman decisiones que sólo debieran corresponder a las personas con discapacidad, se llegan a presentar situaciones tales como la administración de anticonceptivos orales sin su consentimiento y conocimiento, en algunos otros casos, les colocan el dispositivo intrauterino, y en otros más, se les realiza la salpingoclasia o la vasectomía, generalmente sin aviso ni permiso y bajo engaños.

Al controlar la reproducción de las personas con discapacidad intelectual, las autoridades, llámense, padres, médicos y maestros, piensan que toman la mejor decisión para ellos, pues no los consideran capaces de tomar sus propias decisiones en este terreno (no se les ha enseñado, ni se les permite), y la decisión que se toma no es respondiendo a sus necesidades, sino a la de los adultos.

Azúa (1993), señala que la esterilización es un acto de violencia que se realiza sin el consentimiento del directamente involucrado, realizándose, porque se considera más práctica, no se contempla como alternativa la educación sexual.. Zepeda (sin fecha) considera que las personas con discapacidad intelectual logran comprender la función y uso de los anticonceptivos, esto como alternativa a la cirugía de esterilización, la cual de manera frecuente ocasiona depresión y autodevaluación, pues se realiza sin autorización y bajo engaños. Por el contrario, generalmente los padres consideran que este tipo de educación es algo que sus hijos no podrían comprender.

Es necesario que la familia comprenda cuáles son las necesidades reales de su hijo, mas no del hijo ideal; así pues, es indispensable que los padres afronten los problemas de la sexualidad de su hijo, conforme a las necesidades reales de él, y no conforme a sus ideas de lo que esté bien o mal, sino atendiendo las necesidades concretas que manifiesta un hombre o una mujer, con pensamiento de niño y que manifiesta curiosidad por los asuntos sexuales, en donde la obligación es suministrar los conocimientos adecuados.

La familia considera únicamente algunos aspectos como importantes y cree que es necesario atacarlos (mas no educarlos) antes de que se conviertan en un problema mayor; estos se relacionan casi todos con la reproducción: la higiene y enfermedades de transmisión sexual, agresión y abuso sexual, así como embarazos no deseados. El proceder de la familia, en la educación de la sexualidad de sus hijos con discapacidad intelectual se da en un marco social, que es el que rige e impone las normas dentro de las cuales dicha educación se maneja.

La familia considera los elementos culturales, valores, creencias, conocimientos actitudes y normas vigentes en la sociedad (CONAPO, 1986), que se encuentran sujetos a cambios; estos son los elementos de cultura que forman al sujeto y a los cuales hay que responder, son los parámetros que maneja para saber si un comportamiento es adecuado; si la persona se adapta al medio, en estas normas, se encuentra incluida la sexualidad, y la educación sexual de los discapacitados, lo que ayer se consideraba normal en sexualidad, mañana puede no serlo, por eso la educación de la sexualidad es social y no personal (CONAPO, 1986 VOL. 1).

La ética sexual que de forma sobrentendida se maneja en nuestra sociedad se enmarca en un triple decreto:

Este es un panorama general dentro del cual se desarrolla la sexualidad del discapacitado intelectual al interior de la familia y es necesario remarcar que la ignorancia, la negación, el mutismo y la prohibición de la sexualidad, no son las mejores condiciones para ayudar al niño o joven a tener un mejor desarrollo integral, sino que por el contrario, se favorece de alguna manera que sean víctimas fáciles de abusos, engaños, explotación o violación sexual, situaciones de las que supuestamente se pretende alejarlos.

Esperamos haber puesto en evidencia que las “malas conductas” sexuales que pueden manifestar los niños y jóvenes con discapacidad intelectual, no se presentan por la discapacidad misma, sino por la deficiente socialización de que ha sido objeto, por la poca información recibida con relación a la, sexualidad, las pocas experiencias amorosas y sexuales así como los nulos conocimientos teóricos, biológicos y sociales; es decir, se encuentra supeditado a lo que su familia y la sociedad les permita conocer, experimentar.. Sin embargo, al negarse estos conocimientos y experiencias, estamos cerrando el círculo, donde se pretende que los discapacitados intelectuales cuenten con adecuada conducta sexual y no les proporcionamos los elementos necesarios para ello. Una posible alternativa consiste en permitir que estas personas, interactúen con las cosas, con las personas así como que conozcan los valores y normas bajo las cuales se determinan las relaciones y las conductas, con estos elementos tendría un mayor conocimiento del mundo y la problemática en el terreno sexual disminuiría.

Finalmente, cabe recordar que; la sexualidad es educable y los conocimientos, habilidades y actitudes son factibles de ser construidos por todos y cada uno de las personas con discapacidad, sea leve o moderada, si se les brindan los elementos para que lo hagan, si se permite que ellos se manejen de manera autónoma, conozcan las reglas, los límites, así como las opciones y dentro de una gama de posibilidades reales, elijan. Esto sería educar la sexualidad, no reprimirla u omitirla.

Es preciso reiterar la necesidad y el derecho de los sujetos con discapacidad intelectual a recibir información sexual, al igual que cualquier otra persona, para evitar problemas de abuso relacionado con la sexualidad. Situación que se presenta por la falta de información, por desconocer como sería un comportamiento adecuado para relacionarse con los demás, pues de manera generalizada se presenta en ellos un afán por agradar y ser aceptado por los otros.

Con lo vertido en el presente capítulo, se reconoce que en esta población se expresan manifestaciones de la sexualidad fuera de contexto, pero también que ello es debido a una deficiente socialización de la misma, y al parecer no son los discapacitados intelectuales quienes están más necesitados de una educación sexual, sino el resto de la población que les niega el derecho de ejercer su sexualidad; se requiere tolerancia y sensibilidad para aceptar las diferencias y la manifestación de la sexualidad.

Así pues, se plantea la alternativa de educar sexualmente a esta población, dejando atrás la sobreprotección o el rechazo, así como la ignorancia, en la que se sumergen por parte de la familia, reconociendo su sexualidad, permitiéndoles - y por que no -, ayudándoles a expresar sus deseos, intereses e inquietudes. Recordemos que el conocimiento y el comportamiento sexual, se construyen y reconstruyen, y en ese proceso los padres y maestros pueden participar de manera favorable.